Grupo IGOID en revista Deporcam con el artículo: “Ciudades saludables y nuestro código postal”.

Posted by

El número de septiembre/octubre 2017 de la revista Deporcam del Círculo de Gestores Deportivos de Madrid, cuenta con la participación de Grupo IGOID con el artículo “Ciudades saludables y código postal. Una asignatura pendiente en Castilla – La Mancha”, donde han participado Enrique Colino, Jorge García-Unanue y Leonor Gallardo. 

¿Se han preguntado la importancia que tiene el entorno donde vivimos con nuestra salud? Eso es precisamente lo que responde este artículo. La realidad es que el entorno donde vivimos es muy importante porque es un factor que afecta directamente a nuestra salud y a nuestras posibilidades de llevar una vida sana y próspera. Las condiciones socioeconómicas, culturales y ambientales, así como las actividades que realizamos en nuestro día a día, repercuten en nuestra vida, nuestro trabajo y nuestras relaciones sociales, facilitando o impidiendo hábitos y estilos de vida saludables. ¿Sabían que hoy en día más de dos tercios de españoles viven en grandes ciudades? Estos lugares pueden llegar a ser poco saludables porque están caracterizados por una contaminación alta, ruidos, tráficos, estrés… En comparación con la población residente en núcleos urbanos más pequeños, los habitantes de las ciudades experimentan tasas crecientes de enfermedades no transmisibles o abuso de alcohol y medicamentos. Y estos aspectos no afectan a todos por igual, depende también de los barrios donde vivan si son más desfavorecidos, nivel educacional o estatus socioeconómico. 

El caso de Castilla – La Mancha. En las cinco provincias de Castilla – La Mancha sólo cuatro municipios se han sumado a la Red Española de Ciudades Saludables: son Illescas y Rielves (Toledo), Calzada de Calatrava (Ciudad Real) y Fontanar (Guadalajara). Debido a sus características sociodemográficas, a la distribución de su población y al tamaño de sus principales ciudades, Castilla – La Mancha reúne una serie de factores que en principio deberían aumentar las probabilidades de éxito de políticas y esfuerzos globales destinados a transformar los entornos para que estos tengan un impacto más positivo en la salud. A pesar de ello, en los últimos años este tipo de medidas han brillado por su ausencia y los esfuerzos destinados a dar a conocer la Red Española de Ciudades Saludables y promocionar el concepto de ciudad saludable entre los gobiernos locales han sido prácticamente nulos.

¿Qué se puede hacer? Lo primero sería la creación de una red de instalaciones deportivas, zonas verdes y espacios públicos que faciliten el acceso a la práctica deportiva a todas las personas independientemente de su edad, su nivel económico o su condición social. Después, la creación de una red vial ágil y segura que fomente el transporte activo y facilite la movilidad sostenible ya sea a pie, en bicicleta o en transporte público. La experiencia en los países del norte de Europa como Holanda o Dinamarca indica que el éxito de este tipo de medidas no reside en la motivación de la gente por reducir gastos o por acabar con la contaminación. La estrecha colaboración con universidades, empresas y grupos de investigación es, sin duda, un recurso muy valioso a disposición de los ayuntamientos que no debería dejarse de lado a la hora de afrontar este reto. El artículo completo a partir de la página 10. Puedes descargártelo AQUÍ.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *