Las lesiones y el factor mental en el deporte de alto rendimiento: el caso Del Potro.

Posted by

Allá por 2008 irrumpía con fuerza un jovencito Juan Martín Del Potro en el circuito ATP. A mediados de ese año alzaba el título de manera consecutiva en Stuttgart, Kitzbühel, Los Ángeles y Washington, siendo los dos primeros sobre polvo de ladrillo y los otros dos en pista dura, convirtiéndose en el primer jugador que ganaba sus cuatro primeros títulos de manera seguida. Con apenas 20 años, daba el salto al top ten de la clasificación y todavía quedaba la final de la Copa Davis en casa contra una España mermada sin Nadal. Pero la mala organización y preparación que hicieron los argentinos, desde el caos al no saber ubicar la sede (Nalbandian la quería en Córdoba), el error de un inexperto Del Potro al jugar el Máster de Shanghai días antes para después lesionarse y no poder disputarla… hizo que el trofeo se fuera a la península ibérica una vez más.

El caso es que Argentina tenía un nuevo ídolo: La Torre de Tandil. Un jugador de 1,98 de altura, con una derecha increíble y una técnica exquisita, hacía del joven Del Potro un jugador nominado a conseguir grandes retos. Tras un 2009 sensacional con la consecución del Us Open derrotando a un Roger Federer en su plenitud, todo giró a principios de 2010 con una imprevista lesión de muñeca. Un año horrible en el que sólo jugó tres torneos le hizo caer hasta el puesto 258 del ranking ATP. Reapareció en 2011 pero no volvió a jugar ni de lejos al nivel de 2008 y sobre todo 2009, hasta que el 23 de marzo de 2014 anunciara de nuevo que se tendría que operar la muñeca. Intentó volver a inicios de 2015 pero de nuevo se sometió a cirugía en junio de ese año, terminando en el puesto 590 del ranking ATP a finales de 2015. Anunciaría su regreso el 3 de febrero de 2016 y si poco después ya estaba entrenando a tope para volver a ser el que fue. Como podemos ver en el vídeo, nos muestra la realidad del deporte de élite. Ese día que se graba está en el puesto 366 del ranking ATP, está sólo en un gimnasio de Buenos Aires y como cuenta: “muy pocas ganas de entrenar ni de salir de la cama”.

En 2016 fue cuando empezó a recuperarse definitivamente con su medalla olímpica y después de ganar a Djokovic o Nadal y sólo perder ante un inspirado Murray. Su notable mejoría llega en octubre y noviembre cuando logra de nuevo ganar un título (Estocolmo) después de tres años y es pieza fundamental para que Argentina lograra la ansiada Copa Davis. A partir de aquí, siempre con precaución pero está yendo a más y recuperando su nivel. Prueba de ello está siendo este torneo Us Open 2017 donde está dejando partidos increíbles como el disputado contra el número 8 del mundo Dominic Thiem y sobre todo la victoria conseguida sobre Roger Federer en 4 sets. ¿En qué ha cambiado Del Potro desde el vídeo de 2016? ¿cómo de importante es el aspecto psicológico para recuperarse de lesiones graves? El factor mental es PRIMORDIAL en el deporte, todavía más en deportes individuales como el tenis y todavía más para salir de lesiones de gravedad que hacen que te desesperes y no veas el final. El tenis necesita a tenistas como Del Potro…¡¡Dale Delpo!!

One comment

  1. Muy buen artículo, tiene una mezcla de objetividad científica y un compromiso que demuestra la pasión por el deporte de la Universidad Castilla- La Mancha y el Grupo IGOID.
    Con respecto al factor sicologico, hay que remitirse a la genética cultural, soy Argentino y en general tenemos un cezgo de la melancolía del Tango y un aspiracional épico.
    Juan Martín, es un caso para estudiar de resilencia y de que la nostalgia apoyada por un aspiracional épico puede transformar el recuerdo en superación.
    Gracias por el respeto al deporte y a nuestros deportistas.
    Saludos desde Argentina a Leonor Gallardo y todo su equipo.

    Juan Domingo Palermo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *